Novedades

Curiosidad y vocación de servicio: los motores para avanzar profesionalmente

04/05/2021
Tras ocho años como informativista de Canal 4, la graduada de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo, Camila Pírez, optó por cambiar su rumbo profesional y se fue a Buenos Aires a estudiar una maestría. A fines de 2020 retornó a Uruguay con una gran cantidad de ricas experiencias vividas, herramientas aprendidas y un nuevo podcast en la valija.
Camila Pírez, Licenciada en Comunicación orientación Periodismo de la Universidad ORT Uruguay.

 

Su nombre y su rostro se hicieron conocidos por haber trabajado como informativista en Telenoche, Canal 4. En 2017, decidió cruzar el charco para cursar el Máster en Periodismo de la Universidad Torcuato di Tella.

Luego de estar tres años radicada en Argentina, Camila Pírez, graduada de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo de la Universidad ORT Uruguay, regresó a Uruguay en 2020.

Durante su estadía en el vecino país, además de estudiar, conoció de cerca el funcionamiento de grandes medios, como La Nación. Asimismo, formó parte del equipo de trabajo de Fundación Nordelta, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las familias que habitan en los barrios vulnerables aledaños a Nordelta, en Buenos Aires.

Hoy, junto a Mauricio Almada y Miguel Chagas, conduce el programa Justos y Pecadores en Radio Uruguay, y desarrolla su proyecto de podcast Propósitos, una iniciativa que surgió en la pandemia y que difunde historias de personas que encontraron el propósito de vida a través de una crisis.

En esta entrevista, Pírez habla sobre su presente profesional, su pasaje por Buenos Aires y su experiencia en diversas áreas de la comunicación.

  • ¿Cómo es tu presente profesional?

    En setiembre de 2020, cuando regresé al país desde Argentina, llegué a VTV. El canal me brindó la posibilidad de trabajar nuevamente en periodismo y fue una experiencia muy buena junto al equipo.

    Después, surgió la posibilidad de trabajar en Radio Uruguay y acepté el desafío para sumarme a la conducción de un programa matutino y generar contenidos para los medios públicos, bajo un enfoque de actualidad y soluciones.

  • ¿Cómo surgió el proyecto de podcast Propósitos?

    Propósitos surgió en medio de la pandemia en Argentina. Yo estaba en Buenos Aires, en el marco de la cuarentena obligatoria, y empecé a pensar en varias personas que tenía ganas de entrevistar y no había tenido la posibilidad de hacerlo. Personas que hablaban de un proceso de búsqueda y una crisis que les permitió encontrar su propósito de vida, aquello que los motiva y los hace felices. Investigué un poco el formato y empecé a grabar las entrevistas para luego publicarlas. Una entrevista fue llevando a la otra y al final fue todo un camino de exploración personal hacia mi propio propósito, y creo que en ese camino estoy actualmente.

  • Como periodista, ¿cuál considerás que es el aporte del formato podcast y por qué creés que ha tomado protagonismo en el último tiempo?

    El podcast es un formato maravilloso que permite generar contenidos específicos sobre temáticas variadas para escuchar cuando tenemos ganas. Es accesible, amigable, ofrece muchas posibilidades y genera un espacio valioso y nutritivo.

    Creo que en el último tiempo, la incertidumbre, la soledad, el tiempo en casa y el replanteo de muchas de nuestras rutinas nos llevaron a buscar nuevas respuestas en referentes y en contenidos para superar el miedo y reinventarnos.

  • ¿Qué herramientas de las obtenidas en la Licenciatura en Comunicación de ORT utilizás en el día a día?

    Creo que todas. Primero, la consciencia sobre qué es ser periodista. Segundo, nuestro rol como como intermediarios. Y tercero, más allá de las herramientas concretas y de los formatos aprendidos, la posibilidad de transitar nuestros propios caminos y abrirnos a diferentes experiencias.

  • Durante el 2017 y 2018 cursaste el Máster en Periodismo de la Universidad Torcuato di Tella en Buenos Aires. ¿Cómo fue esta experiencia?

    Fue una experiencia muy buena desde todo punto de vista. En lo académico fue una apuesta a seguir formándome con grandes docentes y conocer cómo se trabaja en otro país y en otros medios, como en el caso de La Nación.

    En lo personal, fue un crecimiento que implicó empezar de nuevo, en un lugar distinto, en una ciudad que va “a mil” y que tiene un montón de historias y lugares por descubrir.

  • Una vez finalizado el máster, estuviste en Buenos Aires hasta el 2020, ¿cómo viviste ese tiempo desde el punto de vista profesional y personal?

    Fue todo un cambio, porque después de finalizar la maestría surgió la posibilidad de trabajar para la Fundación Nordelta, en el área de voluntariado. Ahí la dinámica fue completamente distinta, porque estuve acompañando varios proyectos que ponían el foco en el desarrollo integral de comunidades vulnerables a través de la generación de oportunidades.

    Junto a los vecinos de los diferentes barrios, el equipo de trabajo y los voluntarios organizamos talleres, tutorías, campañas de donaciones e instancias de intercambio para conocer las distintas realidades, tender puentes y proponer soluciones.

    A la distancia, creo que fue una experiencia desafiante, de mucho aprendizaje que me mostró otras posibilidades sobre qué hacer con mis herramientas y con lo que soy como persona.

  • Si bien tu carrera está muy ligada al periodismo, has experimentado otros espacios dentro de la comunicación, ¿en qué roles te sentís más cómoda?

    Me siento cómoda en los lugares donde puedo ser yo misma y donde siento que puedo contribuir con los objetivos y las metas que se proponen. Las tareas pueden cambiar, pero la vocación de servicio se mantiene junto a la curiosidad y las ganas de conocer que son el motor que me mueve a seguir adelante.

  • ¿Qué huella te gustaría dejar a través de tu trabajo?

    La de haber intentado contribuir a vivir en un mundo más justo y solidario, agradecida y aprendiendo siempre de las oportunidades y también de los fracasos, que te llevan a trabajar en una mejor versión de uno mismo.