Novedades

El profesional detrás de la foto

25/03/2021
Un viejo adagio dice que “una imagen vale más que mil palabras”. La fotografía, así como la escritura o la oralidad, es otra forma de comunicar. Una estudiante, una graduada y un docente de la Escuela de Comunicación de ORT cuentan sobre cómo llegaron a ser fotógrafos y así transmitir mensajes a través de imágenes.
Lente de cámara de fotos

Corrían los primeros años del siglo XIX cuando el químico francés Nicéphore Niepce obtuvo las primeras imágenes fotográficas. Desde entonces, la fotografía ha sido protagonista de infinitos avances. Hoy, todos pueden sacar una foto, guardarla, editarla y compartirla con el mundo en cuestión de minutos.

Ahora bien, ¿cuál es el valor de la fotografía para quienes se dedican a ella o la sienten como su gran pasión? A esta pregunta responden Lucía Gago, estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Audiovisual de la Universidad ORT Uruguay; Natalie Nirenberg, graduada de la misma carrera; y Leonardo Barizzoni, fotógrafo y docente de Fotografía de la Facultad de Comunicación y Diseño de ORT.

  • Transformar la realidad desde adentro

    *Lucía "Malú" Gago.*“Me gusta congelar momentos y llevarlos siempre conmigo”, explica Lucía Gago frente a la pregunta de por qué elige la fotografía como medio de expresión. “Malú”, como ella misma se identifica, tiene 23 años, es estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Audiovisual de ORT y se dedica a la fotografía.

    Creció vinculada a las fotos gracias a sus padres, quienes siempre estaban con una cámara en la mano. La primera de ella llegó a los catorce años y, desde entonces, no paró.

    “Me acuerdo de que con mis amigas armábamos looks e improvisábamos estudios de fotografía”, cuenta. Fue por estos y otros experimentos que comenzaron a surgir las primeras oportunidades laborales en el rubro.

    Actualmente, Malú cursa la Licenciatura en Comunicación orientación Audiovisual y considera que la carrera le permite entrenar la creatividad y adquirir herramientas valiosas para su recorrido profesional: “Aprendemos a consumir, analizar y articular pensamientos, no solo en imágenes, sino también en otros códigos”.

    Con respecto a su futuro, la estudiante cuenta que le interesa especialmente el registro documental. “Siempre quise involucrarme con este tipo de registro y disparar mis discursos desde allí”, explica.

    Y, a su vez, desde hace un tiempo Malú también se siente motivada a trabajar por la mayor participación de las mujeres en el mundo audiovisual, especialmente en los roles vinculados a la cámara: “Me gustaría transformar la realidad desde adentro”, cierra.*Foto tomada por Gago.*

  • Encontrar belleza en lo simple

    *Natalie Nirenberg.*Natalie Nirenberg se define como “fotógrafa pasional”. Su acercamiento al mundo de la fotografía se dio a través de la Licenciatura en Comunicación orientación Audiovisual de ORT, de la que es graduada: “Me gustó mucho la materia Fotografía y luego de cursarla me compré una cámara profesional para empezar a jugar con la luz, la sobreexposición, los blancos y negros, y las sombras”.

    Al poco tiempo, Natalie se integró a un equipo de fotógrafos de eventos, del que formó parte durante dos años. “Si bien fue divertido, me di cuenta de que prefiero hacer cosas más jugadas, como planos escorzados y fotos artísticas”. Así fue que en 2013 comenzó a fotografiar mujeres embarazadas y bebés recién nacidos. Esto la hizo sentir libre y le permitió jugar con las técnicas que más le gustan.

    Hoy, la graduada se dedica principalmente al marketing digital, pero reconoce que sus conocimientos y experiencias en la fotografía le sirven mucho para generar contenidos en cualquier circunstancia. “Lo importante es seguir entrenando el ojo para tomar mejores fotografías, aunque sea desde el celular. No hay excusas”, dice.

    Al ser consultada sobre el rol comunicacional de la fotografía, Natalie rápidamente se identifica con el director inglés de cine Alfred Hitchcock. “Él decía que deberíamos poder deducir lo que ocurre en una imagen o en una película a través de las expresiones de los personajes, o de la imagen en sí, reduciendo al mínimo el lenguaje”, explica.

    En cuanto a qué es lo importante para ella cuando toma fotos, la graduada reflexiona: “A veces, lo más simple es lo más bello y eso que consideramos que no dice nada, dice todo. Eso es lo lindo de la fotografía, hay que animarse y no tenerle miedo al click”.*Foto tomada por Nirenberg.*

  • Enseñar a mirar

    *"Leo" Barizzoni.*Por casualidad. Así se acercó Leonardo (o “Leo”, como todos lo conocen) Barizzoni, docente de Fotografía de ORT, al mundo de las imágenes.

    Siempre le gustó la música y, a través de esta pasión, se enfrentó una vez ­–en la casa de un amigo de su cuñado– a decenas de fotografías sacadas a diferentes músicos. Sintió fascinación y, al poco tiempo, comenzó un curso básico de fotografía en el Foto Club Uruguayo.

    Una vez finalizado el curso –que tenía como docente a Jorge Ameal, quien sería su futuro colega–, Leo había resuelto dedicarse de lleno a lo que hasta entonces era un hobby. “Sentí que a través de las fotografías me podía expresar de una manera diferente y única”, cuenta.

    “Desde 1888, cuando apareció la primera Kodak para la familia con su slogan ‘Usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto’, la fotografía se democratizó”, asegura Leo, quien considera que hoy asistimos a una nueva ola de democratización.

    Sin embargo, según el docente, más allá de este factor, los buenos trabajos se siguen destacando por la misma condición: el ojo del fotógrafo, que está ligado a su personalidad y a la cultura adquirida. Por eso, para Leo es esencial “enseñar a mirar”.

    Por otra parte, el reconocido fotógrafo está convencido de que es vital transmitir la trascendencia de la fotografía y su poder. “A través de esta herramienta es posible expresarse, comunicar, opinar, denunciar y, sobre todo, crear”, aclara.

    Acerca del futuro de su gran pasión, Leo piensa que la fotografía continuará democratizándose para alimentar aún más la cultura de la imagen. Si bien en ciertos aspectos le genera incertidumbre, hay algo que no le produce dudas: “Siempre se va a necesitar un buen ojo detrás. Siempre se van a precisar historias bien contadas”, concluye.*Foto tomada por Barizzoni.*