Novedades

El aprendizaje continuo como desafío profesional

26/08/2020
Estar actualizada constantemente es una de las demandas de su profesión que Cynthia, graduada de la carrera de Contador Público de ORT, más disfruta. En esta nota, Cynthia Alonso, quien actualmente se desempeña como Consultant en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington D.C. (Estados Unidos), cuenta cómo recuerda su pasaje por ORT, cuál es su presente profesional y qué huella quiere dejar a través de su trabajo.
El aprendizaje continuo como desafío profesional

 

¿Cómo surgió la posibilidad de continuar tu carrera profesional en el exterior, específicamente en Estados Unidos? ¿Qué desafíos y oportunidades conlleva, para vos, ejercer tu profesión fuera de Uruguay?

Todo surgió de la pregunta: “¿dónde me gustaría trabajar?”. A partir de ese momento, comencé a aplicar a llamados laborales. Entiendo que además de tener la experiencia académica y profesional necesaria, es fundamental elaborar una buena carta de presentación con los motivos por los que uno desea formar parte la organización.

Así, luego de pasar por pruebas psicotécnicas y entrevistas, surgió una vacante en el equipo de Reporting y Contabilidad Corporativa que integro actualmente en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Si bien me encuentro en un ambiente que promueve la excelencia y es muy exigente, he visto que estoy bien preparada y he rendido muy bien. De cualquier forma, mi intención es realizar una certificación internacional en el corto plazo para reafirmar estos conocimientos.

¿Cómo es formar parte de una organización financiera internacional tan reconocida como lo es el BID?

Estoy súper contenta con este nuevo desafío. EL BID es una organización que da muchísima importancia a la mejora continua, la innovación y superación, características que busco en un ambiente laboral.

Por otra parte, hay mucho compañerismo y colaboración y se da mucha importancia a la creación de sinergias dentro y fuera del equipo. Por último, el hecho de saber que tu trabajo, aunque sea en una ínfima parte, repercute en la misión del Banco Interamericano de Desarrollo, que es mejorar las condiciones de vida de las personas en Latinoamérica, me llena de orgullo y alegría. Muchas veces, trabajando en un back-office, se pierde un poco la perspectiva de lo que estás haciendo, pero el BID continuamente nos hace a parte de esta misión.

Lo que más me gusta de mi profesión es la posibilidad de estar continuamente aprendiendo cosas nuevas.

¿Cómo recordás haber tomado la decisión de estudiar la carrera Contador Público?

Mi primer acercamiento a la contabilidad fue cuando cursé la materia en sexto de liceo. Dado que tenía facilidad con los números, era organizada, tenía buena memoria y siempre fui muy atenta al detalle, parecía la mejor opción.

Una vez que empecé la carrera, no solo reafirmé mi encanto, sino que se profundizó. El espectro de la carrera Contador Público es súper amplio y hay una cantidad enorme de roles que uno puede asumir.

¿Cuáles fueron los principales aportes que te brindó cursar Contador Público en ORT y cómo repercutieron en tu vida profesional?

Creo que la mejor manera de responder a esta pregunta es a través de uno de los elementos de evaluación más importantes que teníamos que era el “obligatorio”. Este era un trabajo final que teníamos prácticamente en todas las materias, que conllevaba largas y arduas jornadas de trabajo. Sin embargo, era la mejor representación de lo que nos esperaba en nuestra carrera profesional y nos dotaba con capacidades muy valiosas:

Trabajo en equipo: Inicialmente tendía a juntarme con aquellos compañeros con quienes tenía más afinidad, sin embargo, a medida que empezaron las materias electivas y cada uno seguía su propio camino, tuve que formar con equipo con personas que no conocía. A través de la práctica de la tolerancia, la apertura a nuevas ideas, las discusiones respetuosas y la colaboración, llegábamos a resultados exitosos y surgían nuevas ideas.

Manejo del tiempo y multi-tasking: La entrega en tiempo y forma de cada uno de estos trabajos implicaba una organización correcta, un buen manejo de prioridades y cambiar el “chip” rápidamente para saltar de un tema a otro.

Estrecha relación con los profesores: Esta instancia, al ser un trabajo de carácter práctico y de investigación, permitía compartir y discutir ideas de igual a igual.

Capacidad de razonar, adaptarse, ingeniarse para resolver problemas y buscar información: Estos trabajos obligatorios no eran un simple ejercicio un poco más largo de lo que veíamos en clase, sino generalmente un caso práctico en el que podíamos incorporar las herramientas que habíamos aprendido durante el semestre.

El espectro de la carrera Contador Público es súper amplio y hay una cantidad enorme de roles que uno puede asumir.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Lo que más me gusta es la posibilidad de estar continuamente aprendiendo cosas nuevas. Recuerdo que cuando recién me recibí, llegaba a casa de trabajar y me preguntaba “¿y ahora qué hago?”, porque de un día para el otro ya no tenía que ir a clases ni estudiar. Sin embargo, esa interrogante duró muy poco, ya que continuamente están surgiendo no solo normativas nuevas, sino también herramientas y formas de trabajo que implican rápida adaptación. Por eso, el trabajo nunca se torna aburrido, ya que continuamente aparecen nuevos desafíos.