Novedades

Becas que abren puertas

31/08/2020
Dos egresados de Ánima – Bachillerato Tecnológico, Augusto Estefan y Valentina Castellanos, accedieron a las carreras cortas de ORT a partir de las becas del 75 % que la universidad ofrece a esa institución. Ambos comparten sus experiencias con la postulación, la elección de la carrera y su opinión sobre la educación impartida por ORT.
Becarios Ánima - Augusto Estefan y Valentina Castellanos

Augusto Estefan y Valentina Castellanos son dos jóvenes egresados de Ánima que obtuvieron becas del 75 % para estudiar carreras cortas en la Universidad ORT Uruguay desde marzo de 2019. En las siguientes entrevistas cuentan sobre la postulación, por qué eligieron sus respectivas carreras y qué herramientas aprendidas en la universidad han podido incorporar en sus trabajos.

 

Valentina Castellanos, de 21 años, recuerda con mucho entusiasmo el día en que la llamaron desde Ánima para avisarle que había ganado una beca del 75 % para estudiar en ORT. Unos meses después, en marzo de 2019, estaba ingresando por primera vez a la universidad para estudiar Analista en Comercio Exterior en la Facultad de Administración y Ciencias Sociales de ORT.

*Valentina Castellanos, becaria Ánima*

¿Cómo comenzó tu interés por el comercio exterior? ¿Cuáles fueron tus primeros acercamientos al rubro?

Cuando estaba terminando el bachillerato, mi idea era estudiar economía, ya que es un rubro que me encanta. No estaba interesada para nada en el comercio exterior, hasta que me enteré que podía participar por una beca en Ánima, y para eso debía elegir entre varias carreras cortas que dictaba ORT. Entre ellas había varias relacionadas con la informática y el marketing, rubros que no me llaman para nada y en los que no me va muy bien... Pero sí estaba la carrera de Analista en Comercio Exterior, la cual, a partir de investigar un poco sobre la temática, me súper atrapó y me dieron ganas de hacerla si me llegaba a ganar la beca.

Mis primeros acercamientos hacia el rubro fueron en Ánima. Por el mes de febrero de 2018, para los que estábamos interesados y no debíamos estudiar para los exámenes, la empresa formadora Schandy brindó un curso llamado "Introducción a la logística", en la que nos explicaron cómo eran las operativas del puerto a grandes rasgos, cómo eran los contenedores, el almacenamiento en los depósitos, etc. Como experiencia y conocimiento estuvo muy bueno.

¿En dónde estás trabajando y qué tareas estás desempeñando? ¿Cuáles han sido las herramientas fundamentales que has incorporado de la carrera para aplicar en el trabajo?

Actualmente soy administrativa en el Departamento de Compras del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU). Las tareas que desempeño son básicamente todas las referidas a compras, ya sea solicitudes internas de los sectores, recepción de facturas, ocasionalmente de mercadería, gestión de contratos con los proveedores, entre otras. También en mi sector se encuentra el "team comercio exterior" (como le decimos allí), donde también doy una mano, en la medida de lo que se pueda, por ejemplo, para solicitar cotizaciones con proveedores del exterior, gestionar una guía aérea, solicitar una póliza, entre otras tareas.

Para mí, la herramienta fundamental que he incorporado es la atención, hacer las cosas con detenimiento y ordenadas, más si se trata de algo valioso para una organización tan grande como lo es el LATU, que cuenta con laboratorios que hacen análisis para todo el país, por ejemplo.

¿Cómo te enteraste del programa de becas de ORT?

A los estudiantes que se graduaron de Ánima en 2018, ORT ofreció dos becas para carreras cortas y una para carreras universitarias. La beca para estudiar una carrera universitaria era del 100 % y solo podían participar aquellos estudiantes que hubiesen pasado con un promedio de 9 o más. Ellos tenían que rendir una prueba y el que sacara mayor calificación obtenía la beca.

Mi promedio no me alcanzaba, pero sí pude participar en la beca del 75 % para las carreras cortas. Era por sorteo y podían participar todos los estudiantes de 6to año.

"La educación que brinda ORT es inigualable, la accesibilidad y las personas que trabajan allí son geniales".

¿Cómo fue el proceso de aplicar para la beca y cómo lo viviste?

Me enteré de la beca cuando una de las coordinadoras me preguntó si quería aplicar a una carrera corta de ORT. Me dio diferentes opciones y escogí la de Analista en Comercio Exterior. Me anoté y participé en el sorteo en el que estábamos diez estudiantes en total. La verdad es que en el momento no estaba muy ilusionada con ganarme la beca, porque ello implicaba ir a otra universidad, sin mis compañeras e integrarme a nuevos grupos de estudio.

¿Qué recordás del momento en el que supiste que habías obtenido la beca?

El día del sorteo no concurrí a Ánima porque ya no se dictaban más clases y no debía rendir exámenes. Estaba acostada en la cama cuando me entró una llamada, atendí y era la coordinadora que me dijo que me había ganado la beca para estudiar en ORT. Le agradecí por la información y colgué. En ese momento estaba muy feliz, ya que iba a formar parte de una institución tan prestigiosa como lo es la universidad. Bajé corriendo las escaleras a contárselo a la abuela de mi novio, que estaba en la casa, ella me abrazó y se puso muy feliz conmigo.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en aplicar al programa de becas de ORT?

Que lo hagan. Si tienen la oportunidad de presentarse a una beca y que sea para estudiar la carrera que realmente les interesa, háganlo. No importa cuál sea el porcentaje de beca, realmente vale la pena. La educación que brinda ORT es inigualable, la accesibilidad y las personas que trabajan allí son geniales.

 

Augusto Estefan, en tanto, tiene 21 años y está estudiando Analista en Infraestructura Informática en la Facultad de Ingeniería de ORT. Ingresó a la universidad en marzo de 2019 gracias a la beca del 75 % que le otorgó Ánima, institución en la cual finalizó el bachillerato.

*Augusto Estefan, becario Ánima*

¿Cómo comenzó tu interés por la informática? ¿Cuáles fueron tus primeros acercamientos al rubro?

Mi interés por la informática comenzó desde niño, pero más como un hobby que como una carrera a la cual me quisiera dedicar. Cuando ingresé a Ánima tuve mi primer acercamiento al rubro, ya que desde el principio teníamos contacto con empresas en diferentes talleres, lo que me llevó a verlo como algo más serio.

Estás trabajando en Pyxis desde antes de ingresar a ORT. ¿Cuáles han sido las herramientas fundamentales que has incorporado de la carrera para aplicar en el trabajo?

Sí, me encuentro en Pyxis desde 2017, cuando comenzó la formación dual. En 2019 pasé a formar parte del personal y del equipo de Infraestructura. Lo fundamental que me ha brindado la carrera es que el contenido técnico me ha ido acompañando junto con el progreso en Pyxis. También me ayudó mucho el hecho de que, en la mayoría de las materias, los docentes, además de lo técnico, nos enseñan sobre el relacionamiento con el cliente.

¿Cómo fue el proceso de aplicar para la beca y cómo lo viviste?

Me enteré de la beca y apliqué a ella a través de Ánima. Lo viví con mucha ansiedad e ilusión.

"Un título de ORT tiene mucho reconocimiento en el mundo laboral y abre muchas puertas".

¿Qué recordás del momento en el que supiste que habías obtenido la beca?

Dado que varios compañeros de Pyxis habían estudiado Analista en Infraestructura Informática, estaba muy ilusionado con tener esta oportunidad. Cuando me enteré que había sido seleccionado, me quedé muy contento, porque de otra manera no hubiera podido acceder a la carrera.

¿Cómo viviste este semestre con las clases online, cómo te adaptaste? ¿Qué cosas destacarías de ese formato?

Al principio, me costó adaptarme a las clases online, pero luego me acostumbré y me gustó más ese formato. Lo que yo destacaría es que ORT se preocupó por que tuviéramos todas las herramientas para acceder a las clases en línea y que los docentes supieron flexibilizarse ante esta nueva realidad.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en aplicar al programa de becas de ORT?

Le diría que no dude en aplicar, ya que es una gran oportunidad. Un título de ORT tiene mucho reconocimiento en el mundo laboral y abre muchas puertas.