Blog institucional
Blog institucional

Cómo ayudar a mi hijo a elegir una carrera universitaria

Como padres, queremos ayudar. Sin embargo, muchas veces no sabemos cómo. Tantas otras nos cuesta entender el nuevo funcionamiento del ecosistema secundario y terciario en este complejo siglo XXI.

¡Y ha cambiado muchísimo! Por lo que hay algunas cosas que necesariamente debemos tener en consideración. Por ejemplo, ¿sabías que en el 90 % de los casos, los estudiantes no saben lo que quieren estudiar?

Por nuestra parte, sin querer, aunque prácticamente con la misma magnitud, terminamos presionando a nuestros hijos para que tomen una decisión sobre su futuro. Y, sí, lo hacemos con buenas intenciones, pero el resultado dista mucho del deseado. Al final del día, los terminamos estresando y nos terminamos estresando nosotros. 

Si nuestros hijos nos piden ayuda animándose a decirnos que no saben qué quieren estudiar, entonces respiremos, pues esa incertidumbre es positiva y también puede ser constructiva. A continuación te invitamos a analizar el porqué.

Un cambio de paradigma

Expertos en esta área de investigación advierten sobre la caducidad del concepto "vocación" como un llamado que viene de forma intuitiva. El cambio de paradigma indica que hoy se trata de construir nuestra carrera.

Cómo ayudar a los jóvenes a elegir una carrera para estudiar.

Una que es propia y única y que se estima incluirá al menos tres titulaciones universitarias, a saber: grado, especialización y diploma; grado, postgrado y doctorado; grado, postgrado, cursos de actualización, por ejemplo.

Las combinaciones pueden ser casi infinitas, porque cruzan las disciplinas, porque recorren diversas áreas. Además, surgirán nuevas carreras y deberán prepararse para funcionar en un mundo que hoy nos cuesta imaginar.

De este modo, quizás se trate de elegir la primera carrera, de manera responsable, pero sin miedo. Debemos entender todos —ellos y nosotros— que pueden investigar y que pueden cambiar, redireccionar y profundizar.

El foco no debería ser el título hoy, sino el comienzo de un camino rico y significativo.

Nuestro rol como padres

Entonces, ¿cómo acompañar a nuestros hijos en su elección de carrera y cuál ha de ser nuestro rol como padres? El desafío radica justamente allí, en acompañar.

Cómo ayudar a mi hijo a elegir una carrera en la universidad.

Acompañarlos durante todo el proceso de toma de decisión y alentarlos para que puedan conocer la amplia variedad de carreras y posibilidades existentes, que se ajustan a las cambiantes necesidades del mundo profesional y del mercado de trabajo, para lograr vincularlas satisfactoriamente con sus intereses y talentos, es fundamental.

Como padres, somos una herramienta clave en los primeros pasos a transitar en el camino que construirá el perfil profesional y personal de nuestros hijos. ¿Más tranquilidad? Entonces ahora podemos respirar aliviados y reflexionar sobre lo más importante, algo que por obvio, en ocasiones podemos pasamos por alto: ¿cuál es el objetivo de estudiar?

Realizarnos, contribuir a una sociedad mejor, vivir de nuestro trabajo y, seguramente, cada uno tenga más objetivos. Puede que los ordenemos de forma diferente o que prioricemos uno sobre otro. También es posible que tal priorización resulte alterada en función de nuestra realidad o necesidad concreta, en distintos momentos de nuestras vidas.

Lo que siempre resulta imprescindible es tener consciencia de la tensión que existe entre “el adentro” y “el afuera”, “nosotros” y “los otros”.

“El adentro” es aquello que nos hace sentir felices, lo que hacemos bien, aquello para lo que tenemos facilidad o talento. “El afuera”, en tanto, es lo que en realidad necesita el mercado, que tendrá relación con la empleabilidad, lo que resultará útil en el plano local, regional o mundial.

Nuestros hijos —y nosotros— debemos buscar el equilibrio entre lo que nos gusta y lo que el mercado considera “vendible”.

Cómo ayudar a un adolescente a elegir una carrera universitaria.

Asimismo, lo cierto es que, en cualquier momento, un factor externo o interno bien puede perturbar ese equilibrio.

Las causas pueden ser variadas. Quizás hoy me gusta una profesión y mañana surge otra que hasta entonces desconocía; quizá hoy puedo permitirme explorar determinado trabajo o investigación, pero mañana cambian mis necesidades reales de ingresos.

Mientras tanto, si bien hoy el mercado tiene ciertas valoraciones sobre determinadas profesiones, en ocasiones, alguna carrera puede quedar obsoleta a futuro. Seguro que se adelantaron a pensar lo que van a leer: debemos buscar un nuevo equilibrio.

Finalmente: abróchense los cinturones y ¡feliz comienzo del viaje!

Solicitá más información