¿Cómo mejorar la situación actual del agro uruguayo?

¿Cómo mejorar la situación actual del agro uruguayo?

Expertos en agronegocios reflexionaron sobre la coyuntura actual y plantearon las condiciones deseables para un crecimiento sostenible.

Fecha: 16/05/2018

“Un panorama en el que el piso se está moviendo”. Ese parece ser el escenario que enfrenta Uruguay como consecuencia del fin del período de auge económico del agro, en un “mundo en transición”, y frente al “shock negativo” que supone la situación cambiaria de Argentina.

Estas son algunas de las reflexiones de los expertos en agronegocios que debatieron, el viernes 11 de mayo, en la conferencia “Problemas económicos y financieros del agro: ¿coyunturales o estructurales?", organizada por la Cátedra de Agronegocios de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales de la Universidad ORT Uruguay.

La charla formó parte del Ciclo de Charlas de Management y Negocios que organiza la Escuela de Postgrados de la facultad.

Durante el evento, moderado por el catedrático de la universidad Dr. Pablo Caputi, se analizó la coyuntura actual, la influencia de Argentina, el aumento del precio del dólar y se presentaron las condiciones deseables para un crecimiento estructural sostenible del sector.

Para el Ec. Javier De Haedo, hoy Uruguay vuelve a experimentar un acople con sus países vecinos, tras un período de cinco años de desacople (2012-2016).

Esto significa que el país logró un crecimiento “autóctono”, mantuvo un dólar barato que incentivó el consumo privado, a pesar de que sus vecinos no vivieron la misma experiencia. Sin embargo, para el exsubsecretario de Economía y Finanzas, Ec. De Haedo, “hace un año estamos nuevamente acoplados”.

En este contexto y “de mantenerse o profundizarse la situación en Argentina, va a haber dos consecuencias claras: una baja en el ingreso de Uruguay ––que hace repensar la política salarial–– y un aumento en el tipo de cambio como precio relativo”, sostuvo De Haedo.

Asimismo, el economista explicó cómo el cambio en el precio del dólar modificó los roles de “ganadores” y “perdedores” en el mercado. Es decir, quienes hasta el momento “ganaban” con un precio bajo del dólar (consumidores finales, importadores, deudores en dólares) cambiaron su situación, y los entonces “perdedores” (los exportadores, “el sector agropecuario por definición”, según De Haedo) pasaron a ser “ganadores”.

Si bien el aumento del tipo de cambio benefició al sector y licuó los costos en moneda nacional (salarios, impuestos y otros gastos), el agro vive una escasa movilidad fiscal dada por las medidas del gobierno y una baja producción que afecta directamente a la oferta del sector y la genera una ruptura de “mini cadenas de pago”.

“Al no tener cosecha, le empezamos a deber a los proveedores, a la empresa que fumigó, al proveedor del abono, las semillas, etc.”, ejemplificó De Haedo.

Por su parte, el Cr. Darío Andrioli, socio director del estudio Carle & Andrioli, explicó que durante el período de auge del sector se generó, por inercia, un aumento de los costos: muchos de ellos (como el arrendamiento y los insumos) se ajustaron, mientras otros no (como los salarios y la energía).

En este sentido, la caída en los que “súper precios” ––el alto valor de los productos del agro en los últimos cinco años–– repercutió en la rentabilidad. “Los costos suben en ascensor y bajan en escalera”, metaforizó Andrioli.

Por otra parte, el Ing. Agr. Lautaro Pérez, Master in Agribusiness y gerente de Marketing del Instituto Nacional de Carnes (INAC), planteó la necesidad de mejorar la inserción internacional para el futuro del país.

“Los mercados, los clientes y los consumidores determinan la estructura productiva de un país”, aseguró Pérez. Por lo tanto, si los componentes internos ––como el consumo, el gasto y la inversión–– se saturan, el especialista se preguntó: “¿cómo un país va a lograr desarrollarse si no tiene una mejor inserción internacional?”

Para el especialista, el acceso comercial limitado genera menores precios, mayores costos, menores márgenes y, como consecuencia, menor rentabilidad. Además, lleva a la empresa a una dinámica de tradesnap (una la lógica similar a Snapchat, la red social caracterizada por sus contenidos que desaparecen en 24 horas), que supone que la empresa “desaparece” (o migra) de los mercados en los que no logra satisfacer sus necesidades.

Pérez aclaró que esta mejora en el acceso comercial lleva mucho tiempo, exige una política de Estado, un posterior desarrollo y una serie de herramientas para trabajar. Igualmente, reflexionó esperanzador que “no hay peor tiempo que el que no comienza”.

De Haedo, también ex director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, explicó cuáles serían los aspectos en los que Uruguay debería enfatizar para mejorar o superar esta situación de la industria.

El economista coincidió con Pérez en la necesidad de la inserción internacional, “que dé lugar a una determinada estructura de precios y, por tanto, que tenga una relación directa con la asignación de recursos”. Además, se requerirán “instituciones laborales más dinámicas” que se adecúen a la nueva realidad, fiscalidad e inversiones en capital físico (infraestructura) y en capital humano (educación).

En tanto, el Cr. Andrioli se refirió a los aprendizajes que deberían tener en cuenta las empresas. En este sentido, planteó la necesidad de contar con fondos de reservas y tomar decisiones financieras prudentes.

El especialista incitó a las empresas a “tener memoria y hacer fondos de reservas para revisar vaivenes”. En este sentido, puso como ejemplo el caso Conaprole. “La empresa contaba con fondos de estabilización de precios y eso fue lo que le permitió amortiguar la caída formidable de los precios de los lácteos el año pasado”, explicó.

En cuanto a las decisiones financieras, Andrioli manifestó: “No digo que nadie va a ganar un partido solo por decisiones financieras, pero sí lo puede perder. Es condición necesaria, pero no suficiente”.

Galería de imágenes

Problemas económicos y financieros del agro: ¿coyunturales o estructurales?

Noticias de la Universidad ORT Uruguay

Apoyo a emprendedores

La universidad brinda servicios de apoyo a estudiantes y graduados a través del Centro de Innovación y Emprendimientos (CIE).

Actividades deportivas

La universidad promueve actividades deportivas de competencia y recreación a través de distintas disciplinas.

Formación para docentes

El Centro de Actualización en la Enseñanza Superior (CAES) ofrece asesoramiento y formación continua a todos los docentes.

Estudios Judaicos

El Departamento de Estudios Judaicos organiza actividades educativas y culturales sobre variados temas del mundo judío.