Novedades

Actualidad de los acuerdos de Abraham

17/08/2021
Conferencia “El presente y futuro de los acuerdos de Abraham”, por Yoav Tenembaum, doctor en Historia Moderna por Oxford University.
https://youtu.be/nLw9GN_5Ijc

“Los acuerdos de Abraham implicaron un cambio de paradigma. Antes de que se firmaran, se solía creer que ningún país árabe, además de Egipto y Jordania, normalizaría las relaciones con Israel hasta que no se solucionara el conflicto con los árabes palestinos. Ese era el paradigma que prevalecía en la región y en el mundo”, señaló el Dr. Yoav Tenembaum —docente en la Escuela de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de Tel Aviv University— durante la conferencia “El presente y futuro de los acuerdos de Abraham”.

El evento, organizado por el Departamento de Estudios Internacionales, tuvo lugar el lunes 9 de agosto de 2021. En esta instancia, el Dr. Yoav Tenembaum analizó, a casi un año de su firma, el estado de situación de estos acuerdos, que normalizó las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Marruecos, Sudán y Bahréin con Israel.

La normalización de las relaciones

“Estamos hablando de un proceso diplomático iniciado por Estados Unidos, por el entonces presidente Donald Trump. Son acuerdos de normalización, de paz”.

En setiembre de 2020, el expresidente Trump, acompañado en la Casa Blanca por el ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, por altos dirigentes de Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos, celebraron la normalización de las relaciones diplomáticas entre Israel y las dos monarquías del Golfo Pérsico: EAU y Bahréin. Esos pactos fueron agrupados bajo el nombre de Acuerdos de Abraham

El rol de Estados Unidos

“Israel ya mantenía un diálogo con los países árabes. Entonces, ¿para qué hacía falta que interviniera Estados Unidos como mediador?” —señaló Tenembaum— “Muchas veces, para resolver conflictos internacionales, para tratar de formalizar una relación que ya existía en forma no formal, hace falta un mediador. Estamos hablando de una superpotencia internacional que posee los medios para poder disuadir o persuadir”.

El experto explicó que esta disuasión es posible gracias a que Estados Unidos “tiene los medios para hacerlo”, descontinuando el apoyo diplomático, económico o militar. “Pero también existe el persuadir, que es lo que yo llamaría emplear incentivos positivos. Y eso fue exactamente lo que hizo Estados Unidos en este caso”. 

Por ejemplo, “uno de los motivos por los cuales los Emiratos Árabes estuvieron de acuerdo en llegar a un pacto con Israel fue porque Estados Unidos les prometió que, en caso de firmarse, estaría dispuesto a venderles unidades del F-35, el avión de combate más sofisticado que existe”.

“Estados Unidos como mediador no tenía exclusivamente una intención altruista. Está muy interesado en que Israel y el mundo árabe lleguen a acuerdos de paz y normalización. Básicamente, su intención fue tratar de afianzar lo que se vislumbraba como una alianza entre gran parte del mundo árabe e Israel para tratar de detener a Irán y sus aliados en la región”. 

“Estados Unidos desea también limitar la influencia china en la región y esto, en parte, explica los acuerdos de Abraham. Recordemos que, a comienzos del 2021, hubo un acuerdo de cooperación económica entre China e Irán”.

El origen de los acuerdos

El experto mencionó que, en su opinión, el conflicto principal del medio oriente no es el árabe israelí sino el existente entre los sunitas y los chiitas.

“Al mismo tiempo, existe una percepción común en cuanto a que Irán y sus aliados representan el peligro principal en la región. Y este interés en común contribuyó a que se haya creado, hace ya varios años, una alianza tácita entre Israel y varios países árabes. Deberíamos ser muy sensibles para saber distinguir entre las declaraciones públicas y la realidad que existe detrás de escena”.

“Muchas veces, las declaraciones públicas de los líderes árabes pueden ser muy hostiles hacia Israel, pero eso no quiere decir que al mismo tiempo estos países no cooperen y mantengan un diálogo muy intenso en temas de seguridad nacional con Israel”, agregó el académico. 

Por último, señaló: “Esta alianza tácita que ya existía facilitó estos acuerdos formales, no es que se creó una situación de cero a 100”.