Novedades

“Conserven sus planes; está bien si suceden, está bien si no suceden”

18/02/2021
Conferencia online “La clave del éxito: un mito al desnudo”, por Julio Decaro, Doctor en Medicina y director de CMI Interser.
Evento por Julio Decaro

La importancia de las softskills en el desarrollo profesional, las expectativas acerca del éxito y cómo influye tanto en el trabajo como en la vida personal fueron algunos de los temas que formaron parte de la conferencia online “La clave del éxito: un mito al desnudo”.

El evento se llevó a cabo el 11 de febrero de 2021, en el marco del Taller de Comunicación Interpersonal y Negociación de la Licenciatura en Gerencia y Administración de la Universidad ORT Uruguay.

Expuso Julio Decaro —director de CMI Interser, Doctor en Medicina de la Universidad de la República con estudios de formación en negociación en Harvard University, en el Mental Research Institute (Estados Unidos) y en el Instituto Privado de Psicología Médica (IPPEM)—.

Decaro es autor de los libros La cara humana de la negociación, El día que desperté dos veces, La clave no es entender...es darse cuenta y coatuor de los libros Negociación 2000 y Vivencias desde el último peldaño.

Una vida buena y feliz

El experto propuso a los participantes poner atención consciente al concepto del éxito y verlo desde una perspectiva filosófica, que les permita finalmente eliminar de su vida una gran cuota de sufrimiento innecesario.

“Mi objetivo es reducir el sufrimiento innecesario en mí y en los que me rodean, tras haberme dado cuenta de que si los que me rodean están mejor, yo también la paso mejor”, dijo Decaro y agregó que la bondad es una parte clave de la felicidad: “La gente que es feliz es buena aunque no toda la gente buena es feliz”.

El experto invitó a quienes participaron de la conferencia a pensar en un logro significativo en sus vidas. Contó que, usualmente, cuando pide esto en las conferencias, las personas suelen centrarse en logros individuales y concretos, como recibirse, casarse, comprarse un auto o una casa, en vez de pensar en tener una vida buena y feliz ayudando a los demás.

El mito del éxito

El experto profundizó en el mito de los exitosos y de los perdedores. Se preguntó, en ese sentido, hasta qué punto las personas son responsables o inocentes por sus actos.

“Antes pensaba que todo lo que tenía me lo había ganado con el sudor de mi frente, pero ahora empecé a comprender que es un regalo de todo el universo —afirmó Decaro—. El pan que tengo en la mesa es producto del trabajo del panadero, de quien trae la harina, de quien la envasa, quien cosecha el trigo, que depende del sol, de la lluvia y de numerosos seres vivos”.

“Cuando como no se me olvida agradecer y estar consciente del esfuerzo de todo el mundo para que pueda tener el pan. No tengo la total responsabilidad por la comida en mi mesa. Me declaro inocente”.

El verdadero secreto del “éxito”, señaló, es que en el universo todo se tiene que alinear, que un logro se lleve a cabo tiene atrás una infinita concatenación de hechos que permiten que eso suceda. Es un error creer que el éxito solo tiene que ver con uno mismo, afirmó el experto.

“Solemos poner un muro entre exitosos y perdedores, pero los exitosos y perdedores están conectados. ¿Cuál es la cadena que los ata? La comparación. Uno se puede comparar con el pasado, el futuro, con otro, con lo que vio en un libro, en una película, con cualquier cosa”, afirmó Decaro.

“Las raíces de la comparación se clavan en el miedo. Al compararse, uno sabe que puede que no logre superar al otro o al ideal con el que se está comparando. Puede ser que consiga su objetivo y después lo pierda o que después aparezca otra persona que tenga más fama y poder. Siempre el miedo está alrededor de la comparación”.

“Cuando tenemos éxito nos lo atribuimos a nosotros. Cuando nos va mal, en general lo adjudicamos a otro o a condiciones externas”, agregó.

Decaro recomendó, ante un nuevo desafío, que cada persona se enfoque en sus objetivos, primero ocupándose de lo que hay que hacer y luego confiando en que saldrá bien. “Conserven sus planes; está bien si suceden, está bien si no suceden”.