Novedades

De las manos de las artesanas uruguayas a la Quinta Avenida

26/04/2021
Manos del Uruguay es una organización que surgió con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las mujeres del interior del país. Desde hace más de 20 años, la Gerencia General está a cargo de Rodolfo Gioscia —graduado de la Licenciatura en Gerencia y Administración, y del MBA de ORT—, quien cuenta cuáles son los principales desafíos de llevar los productos de las artesanas del interior de Uruguay a sitios como Nueva York.
Rodolfo Gioscia, Licenciado en Gerencia y Administración, y del MBA de ORT.

¿Cómo podemos mejorar la calidad de vida de las mujeres del interior de Uruguay? Esa fue la pregunta que motivó la fundación de Manos del Uruguay, una organización sin fines de lucro, que se convirtió en una marca insignia del país y lo representa alrededor del mundo. 

El gerente general de Manos del Uruguay desde hace más de 20 años, Rodolfo Gioscia, cursó la Licenciatura en Gerencia y Administración, y posteriormente el Master en Administración de Empresas (MBA) de la Universidad ORT Uruguay. Además, hoy también es catedrático de Dirección de Empresas Familiares de la misma universidad.

En su rol como gerente general, Gioscia se relaciona día a día con stakeholders muy variados y sigue el recorrido de los productos de Manos del Uruguay, los cuales van desde el interior más profundo del país, hasta los lugares más famosos del mundo, como la Quinta Avenida en Nueva York (Estados Unidos).

En esta entrevista, el graduado de ORT habla sobre su experiencia en una de las organizaciones más significativas de Uruguay, su pasaje como estudiante por la universidad y su rol como catedrático en la Facultad de Administración y Ciencias Sociales.

"La trayectoria que Manos del Uruguay ha obtenido y que continúa logrando abre puertas que hay que aprovechar, siempre siendo fieles a los mismos valores que la organización tuvo, tiene y va a seguir teniendo".

¿Cómo es formar parte de una organización como Manos del Uruguay?

Hace 23 años que estoy al frente de Manos del Uruguay y es un orgullo muy grande.

En primer lugar, Manos del Uruguay, desde hace más de medio siglo, promueve todos los valores de desarrollo sostenible que hoy en día son especialmente reconocidos. 

Las dueñas de Manos del Uruguay son sus artesanas. Es una organización sin fines de lucro y uno de los desafíos más grandes que existen es, con pocos recursos y dificultades, llevar el trabajo de las artesanas a los mercados más exigentes del mundo.

Hoy realmente es un orgullo para todos que Manos del Uruguay sea reconocida por las marcas más importantes de la moda, del mundo y que el trabajo de una artesana en Cerro Largo pueda llegar a la Quinta Avenida en Nueva York. Esto es impresionante. 

¿Qué desafíos y oportunidades conlleva liderar una de las organizaciones más representativas del país?

Dentro de los desafíos más importantes está el de trabajar con gente muy distinta, con grupos de interés y stakeholders muy diferentes, como son las artesanas del interior del país, el equipo comercial y de diseño en Montevideo, los clientes internacionales. Es decir, poder congeniar todas esas partes para generar valor y que ese valor quede acá en Uruguay. Ese es un desafío muy importante. 

Como oportunidad, considero que la trayectoria que Manos del Uruguay ha obtenido y que continúa logrando abre puertas que hay que aprovechar, siempre siendo fieles a los mismos valores que la organización tuvo, tiene y va a seguir teniendo.

"La vida nos enfrenta a cosas que no están en los libros y, si bien los libros sirven para tener marcos teóricos que ayudan a entender las problemáticas, el proceso de toma de decisiones es complejo y requiere pensar afuera de la caja".

¿Cómo recordás tu experiencia en ORT como estudiante de la Licenciatura en Gerencia y Administración, y posteriormente del MBA?

Tomar la decisión de cursar la Licenciatura en Gerencia y Administración, y el MBA en la Universidad ORT Uruguay fueron dos aciertos muy importantes para mi desarrollo profesional.

ORT fomenta el emprendedurismo y tiene un espíritu volcado hacia los negocios, la gestión, la dirección y la innovación, elementos que hacen única a la universidad y generan muchas sinergias muy valoradas en el mercado. Además, hay una permanente actualización, no solo de los programas de estudio, sino de los enfoques, de los docentes y los catedráticos, que brindan herramientas que ayudan a consolidar la trayectoria profesional de los estudiantes. 

Si bien la trayectoria profesional no se hace únicamente a través de estudios universitarios, estos sí brindan herramientas muy valiosas. 

Como docente y catedrático de Dirección de Empresas Familiares de ORT, ¿qué buscás transmitirles a los estudiantes?

Lo que quiero transmitirles a los estudiantes, más allá de las herramientas técnicas y de los marcos teóricos que vemos en los cursos –que realmente son los que más se aplican en el mundo–, es que entiendan a las empresas familiares no como un todo, porque no son todas iguales. 

Considero que es muy importante que aprendan a identificar las particularidades de cada una y que entiendan que el apoyo que uno puede dar como empresario familiar, como consultor o como director de una empresa familiar es algo a medida.

Otra de las cosas en las que insisto –y tal vez mi trayectoria gerencial me ayude en eso– es en que la vida nos enfrenta a cosas que no están en los libros y, si bien los libros sirven para tener marcos teóricos que ayudan a entender las problemáticas, el proceso de toma de decisiones es complejo y requiere pensar afuera de la caja. 

"ORT fomenta el emprendedurismo y tiene un espíritu volcado hacia los negocios, la gestión, la dirección y la innovación, elementos que hacen única a la universidad y generan muchas sinergias muy valoradas en el mercado".

¿Qué situaciones creés que te han ayudado a crecer profesionalmente?

Indudablemente, a lo largo de mi vida, las situaciones personales y profesionales que más me han marcado y que me han permitido desarrollarme han sido las situaciones de crisis o las situaciones difíciles. He vivido muchas instancias de este tipo y considero que la resiliencia es un factor importante, así como también lo es el hecho de mantenerse firme con los valores propios. 

Además, creo que el asesoramiento en momentos complejos es imprescindible. Es necesario buscar ayuda y buscar apoyos, pero, al final, es uno quien tiene que tomar la decisión y hacerse responsable de eso. A lo largo de la vida, ante muchos de esos eventos, uno va consolidando su desarrollo.