Novedades

Cómo gestionar agronegocios en un contexto de incertidumbre

05/07/2022
Conferencia por el Ing. Agr. Juan Ignacio Buffa y el Dr. Pablo Caputi.
https://youtu.be/oK5_g2c1VU4

“El agro tiene infinidad de trabajo. Como agrónomos, es responsabilidad nuestra transmitir a la sociedad la complejidad y la riqueza con la que cuenta, en muchos sentidos, este sector”, señaló el Dr. Pablo Caputi durante la conferencia “Cómo gestionar agronegocios en un contexto de incertidumbre”.

Expusieron el Ing. Agr. Juan Ignacio Buffa —subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca— y el Dr. Pablo Caputi —director de Dirección de Información y Análisis Económico del Instituto Nacional de Carnes (INAC), coordinador académico del Diploma de Especialización en Agronegocios Sostenibles semipresencial y catedrático de Agronegocios de la Universidad ORT Uruguay—.

El evento, organizado por la Escuela de Postgrados en Negocios de la Universidad ORT Uruguay, se llevó a cabo el viernes 10 de junio. Formó parte del Ciclo de Charlas de Management y Negocios.

Tuvo lugar en el marco de la renovación de la Cátedra de Agronegocios de ORT, que recibió el Premio a la Cátedra Destacada de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales en 2021. La cátedra se encuentra en un momento de ampliación del equipo docente y lanzó recientemente dos nuevas formaciones semipresenciales: el Diploma de Especialización en Agronegocios Sostenibles semipresencial y el Programa de Dirección de Agronegocios.

Cambiar el enfoque

Los agronegocios en Uruguay tendrán una zafra récord en 2021 y 2022, al mismo tiempo que enfrentan un panorama internacional de creciente incertidumbre.

Frente a este escenario, el Ing. Agr. Juan Ignacio Buffa y el Dr. Pablo Caputi discutieron sobre los desafíos que presenta el sector en los próximos años y las decisiones que tienen por delante los distintos agentes frente a esta realidad.

Caputi afirmó que las dos variables que más interesan, en términos de bienestar, son los ingresos per cápita y la distribución. 

“Una sociedad funciona bien cuando tiene ingresos per cápita altos y están bien distribuidos. Son las dos condiciones deseables para tener una sociedad desarrollada”.

“Considerando a países latinoamericanos como Brasil, Paraguay, México, Chile, Argentina y Uruguay, nuestro país es el que tiene mejor renta y distribución. Ese es nuestro orgullo y buena parte de nuestra razón de ser”, dijo Caputi.

“Ahí está la base del asunto, pero el problema es que ya no es suficiente para la generación de nuestros hijos. Como no es suficiente la alternativa es emigrar a países con más renta y mejor distribución, como Francia o Canadá”, añadió. 

El experto mencionó el caso de Nueva Zelanda, un país con buena calidad de vida, que distribuye la renta de mejor manera que Uruguay y que tiene una fuerte base agrícola. “Me parece que este país es la esperanza, es el faro que nos dice que países como los nuestros pueden llegar a tener esos niveles de renta, de distribución y de calidad de vida basados en lo agropecuario”. 

Asimismo, enfatizó también que Uruguay no es un país chico, al contrario de lo que habitualmente se dice, sino que es despoblado. “Los países de la Unión Europea, en promedio, tienen el tamaño de Uruguay. Nadie diría que son países chicos”. 

Caputi agregó que, con respecto a Europa, Uruguay es “enorme”. Lo que ocurre es que hay una continua comparación con Argentina y Brasil, que si bien son más grandes a nivel de superficie, tienen otros problemas.

El experto propuso cambiar el enfoque al analizar los desafíos y las oportunidades que presenta Uruguay. “Nosotros siempre analizamos nuestro país, sus fortalezas y debilidades, como si lo estuviéramos vendiendo al exterior, pensando cómo atraer la inversión extranjera. ¿Por qué ese mismo análisis no lo hacemos para atraer inversión nacional? Pensemos cómo trabajar para atraer la inversión extranjera, pero también para mantener o incrementar la inversión que ya está en el agro”.

Los tres pilares

Buffa compartió su visión sobre cómo analizar el negocio agropecuario. “Creo que, en el ámbito privado, es fundamental considerar los tres grandes pilares: la tierra, el capital y el capital trabajo. Normalmente no se realiza esa fragmentación en las empresas sino que se tiende a realizar un análisis como si fuera todo lo mismo”, afirmó.

El experto considera que analizar esas tres dimensiones genera oportunidades para canalizar inversiones. “Esto permite consolidar el negocio. De todos modos, para que se consolide, es necesario que haya confianza y previsibilidad”.

Además, señaló que, si bien la dimensión ambiental siempre ha estado presente en los agronegocios, este es un momento muy particular en ese sentido. 

“Los productores siempre han aplicado medidas de corte ambiental, pero ahora estamos entrando en una nueva etapa. Esta dimensión va a estar traducida en indicadores concretos que permitirán la toma de decisiones”. 

“Ya se está dando que los factores ambientales están afectando el negocio y viceversa. Esa relación ya existe y los productores están trabajando en ese vínculo”.

“Veo que en la mayoría de los rubros que tiene el país, como la ganadería o el arroz, contamos con una agenda para seguir teniendo mayor cantidad, para producir más. Nosotros producimos como la gente quiere comprar en el mundo. Hay también una agenda inexplorada, asociada a la venta de nuestra inteligencia. En realidad, la hacemos en clave de consultores, pero no en clave país. No hemos definido que ahí existe una oportunidad de generar valor”. 

El experto se preguntó qué hay que hacer a futuro. “Lo que ha logrado que el sector agropecuario sea exitoso son sus bienes públicos. Esos bienes hay que potenciarlos al máximo. Para que en 30 o 40 años hayamos transitado estos escalones, lo que debemos hacer es lograr que los bienes públicos de nuestro país funcionen de la mejor forma posible”.  

Galería de imágenes:

 Cómo gestionar agronegocios en un contexto de incertidumbre